viernes, 13 de noviembre de 2015

Una merodeada inesperada



¡Es domingo!  Busco en mi iPhone 6 Plus la película de hoy.  ¡Qué bueno que Cinépolis ya tiene su aplicación en el teléfono! Olvídate de hacer cola en el cine, el tiempo es oro.  Compro los boletos con mi American Express Aeroméxico, aprovechando que por cada compra obtendré kilómetros Premier, seguramente un día podré volver a Grecia, ¡lo que daría por volver! Grecia es un país extraordinario, por toda la cultura, la belleza natural y también por la manera en la que gestiona su turismo, ¡si hasta el vendedor de camisetas sobre Monastiraki[1] habla inglés! Aún recuerdo los botines italianos (€89.00) que me compré en año pasado en Plaka[2], en ninguna tienda de Torreón encuentras esos botines.

Tomo mi bolsa de Michael Kors ($138.00USD), es una bolsa muy ligera apta para el fin de semana.  Meto $200.00MXN, es todo lo que necesito, me alcanzan unas palomitas acarameladas de Dulcípolis y una Coca Cola Light y si tengo hambre un delicioso hot dog… ¡qué caro es ir al cine!  El boleto en VIP cuesta unos $90.00MXN pero pues es mejor ir al VIP y que te atiendan, así no haces el oso con las palomitas que se te andan cayendo y la butaca es de veras amplia.  Llevo mi chaqueta de Burberry que me compré en Londres (£350.00), por supuesto que me dolió muchísimo el codo, la pagué también con American Express Aeroméxico, todo sea por viajar un día a Dubai, gratis.  Me ha salido buenísima y además la he desquitado mucho.

Me llama Chayo mi amiga por teléfono y me pregunta si nos vamos temprano porque necesita unas cosas.  Yo no necesito nada, pero la acompaño de muy buena gana, ahí cotorreamos un ratito.   Cuando pasa por mí, veo que usa Spotify desde su teléfono, que aprendió a bajar música, por una módica cantidad de pocos pesos al mes.   Gozo estar escuchando música de OMD que me trae buenos recuerdos, ¡en un momento me remonto a tercero de secundaria! … “Echándole el ojo” a Jorge, que estudiaba en el “Tequito”, ¡qué recuerdos!  Yo con ese labial rosa espantoso marca Renova ($20,000.00MXP en 1987, ahora serían $20.00MXN) que compramos en Soriana aquélla vez que nos llevó la mamá de Lisa a surtirnos de nuestros primeros cosméticos.   Lisa usaba un delineador de la misma marca color azul eléctrico, yo se lo copié, que aunque ni me pintaba – ni me pinto – no vaya a ser que se me ofrezca un día.

Llegamos al centro comercial.  Chayo dice que necesita urgentemente unos zapatos negros porque no tiene, así que vamos a la zapatería. Como yo no necesito nada, me siento a verla.   Empieza con un par de Flexis color negro ($990.00MXN), que en mi opinión están muy bien desde que Flexi se ha puesto las pilas y tiene modelos modernos.  Me pide mi opinión sobre unos Nine West, que están en aproximadamente $2,350.00MXN, con el tacón altísimo y una suela angostísima.  Le pregunto si piensa que los va a usar para la oficina, donde tiene que estar tantas horas de un lado hacia el otro, así me ha pasado muchas veces, termino regalando los zapatos por incómodos.

Chayo decide comprarse los Nine West, que están comodísimos para ella, ¡qué suerte! Divisó también unas sandalias moradas marca Kenneth Cole, de unos $1,450.00MXP, y me dice con gran alegría que todo el verano ha buscado esas sandalias, que no tiene unas de ese color,  le quedan pintadas.  Cuando vaya con su familia a desayunar a Denny’s será la envidia de sus sobrinas.

Una señora pasa con unos botines negros, un modelo que no había yo visto unos iguales en tanto tiempo.  Si yo me los comprara terminaría mi dilema de combinar el pantalón negro Liz Claiborne ($50.00USD – 35% descuento en San Antonio, hace dos temporadas) que uso regularmente en invierno, mi blusa beige de JULIO ($500.00MXP -20% en Galerías Laguna) y mi bolsa negra con café de TOUS que le bajé a mi tía después de tanto rogarle.

-“Señorita, ¿esos botines son modelo nuevo?
-“Sí, señora, acaban de llegar, ¡están comodísimos y están volando! Son marca Tommy Hilfiger, y con crédito Cimaco o tarjeta de crédito tenemos 18 meses sin intereses y además un 20% en monedero electrónico. ¡Anímese!
-“Bueno, ¿me los muestra en talla 5, por favor?

Chayo ya lleva en su acervo tres pares de zapatos, me imagino que otros los bajitos beige que escogió de Pikolino’s ($2,250.00MXP – 30% de descuento) son para ir a lugares informales.  Me pruebo  los botines y los siento poquito anchos. 

-“Señorita, estos zapatos me quedan un poco grandes”
-“Es que son Tommy Hilfiger.  Vienen amplios, es la horma, señora, realmente muy buena calidad”

¡Por supuesto que me los llevo! Sin esos botines tendría que conformarme con las chanclas italianas de Plaka del año pasado, que no van para nada con un pantalón tradicional, pero estos sí son ideales, tenían que ser Tommy Hilfiger.

“¿Cuánto pago, señorita?
“Cuestan $2,800.00 pesos señora, pero con el descuento o las mensualidades serían 12 pagos de $233.33 pesos o bien un 20% en monedero, que son $560.00 pesos a su disposición”

Tiene mucha razón, con $560.00MXN me puedo comprar la bolsa de Adolfo Domínguez color verde que cuesta $3,000.00MXN menos $560.00, me quedan 12 mensualidades de $203.33MXN, ¡ni se sienten! .

“¡Chayo! Préstame dinero, no traigo nada, sin rifle a la guerra ¡caray!”

Salimos muy felices de la tienda.  Ella pudo firmar con su tarjeta de HSBC todo lo que necesitaba, y además firmó mis zapatos.  ¡Qué padre que en Torreón ya hay productos de calidad y con buenos diseños!  

Cuando llegué a mi casa, entré de puntitas para que nadie viera mis “mercas”, ya me imagino a mi familia “rolling the eyes” porque no resistí merodear, como bautizamos Chayo y yo a esa fascinante experiencia de salir “a ver qué vemos” los domingos, antes de ir al cine.




[1] El Monastiraki es un vecindario y mercado al aire libre en el casco antiguo de Atenas, Grecia, y uno de los principales distritos de compras en esa ciudad. Extraído de: https://es.wikipedia.org/wiki/Monastiraki el 13 de septiembre de 2015.
[2] Plaka es un antiguo barrio del centro histórico de Atenas, se le considera la zona más atractiva y colorida de dicha ciudad. Se encuentra casi inmediatamente al pie oriental de la Acrópolis.  Extraído de: https://es.wikipedia.org/wiki/Plaka el 13 de septiembre de 2015.

5 comentarios:

  1. Bastante interesante, como la mercadotecnia cambia la percepción del cliente en cuanto a necesidades, satisfacción y consumismo.
    Especialmente lo que el cliente puede estar dispuesto a pagar.

    ResponderEliminar
  2. Sí Danielle, yo pienso que cuando estás inmerso(a) dentro del ambiente del consumismo no te das cuenta del desembolso que puedes hacer por un artículo que crees que necesitas. A veces, desembolsar más da la idea de una mayor satisfacción aunque no es precisamente correcto.

    ResponderEliminar
  3. Es muy fácil dejarse convencer por la mercadotecnia y sus "ofertas" haciendote sentir una "necesidad" que no tenemos, pero que en ese momento nos parece algo imprescinible o una "gran" oportunidad que no debe dejarse pasar

    ResponderEliminar
  4. Hemos sido "invadidos" por la publicidad para impulsarnos a consumir sin reparar en las consecuencias del gasto, la trivialidad de la compra o su carencia de valor substantivo. Por otro lado, carecemos de publicidad que estimule el incentivo al ahorro, al pago y balance de la deuda, ni por parte del sector publico ni el privado. Aunque esta mercadotecnia cataliza la economia...desequilibra el sentido comun de afrontar un "consumismo responsible".

    ResponderEliminar
  5. Espero que haya sido un cuento de ficción Luisa!.... Me parece un mercantilismo exagerado, pero imagino que hay personas así... o peor. Y eventos como "el buen fin" no ayudan pues promueven el consumismo, cuando deberíamos promover el ahorro. Saludos

    ResponderEliminar